Delgado, de 50 años, nunca había hablado de su experiencia como cuidadora del ‘Pelusa’, pero con motivo de la muerte del astro argentino, ella decidió contar a El Colombiano cómo fueron esos días en los que vivió junto a Diego Armando Maradona. 

La mujer recordó al rotativo que Maradona llegó en 2005 a la finca Alto Bonito de ese municipio antioqueño para descansar y recuperarse de la cirugía gástrica a la que se había sometido días antes en una clínica de Cartagena.

Ella manifestó, al diario paisa, que lo que más recuerda de la estadía de Diego Maradona en la finca (durante 45 días) era cuando él “se arrimaba” a la cocina donde ella trabajaba y “la hacía reír con su acento argentino. 

De igual forma, rememoró en ese periódico la generosidad constante de Maradona, quien con sus generosas propinas (de 50.000 pesos) le ayudó a ella a comprar varias cosas para sus 3 hijas. 

“Me tocó época de Semana Santa y me fue muy bien, pues con esa platica les compré ropita a las tres hijas pequeñas que tenía”, relató Delgado en palabras recopiladas por ese medio. 

Los regalos no fueron solo para sus hijas. Ella mencionó al impreso que el ‘10’ le regaló una camiseta blanca estampada con su mítica firma, una prenda que, de tanto ponérsela, hasta se le dañó. 

Dijo al rotativo que pasados los 45 días de recuperación de Maradona, el ‘Pelusa’ les agradeció a todos los trabajadores del lugar, les dijo que volvería y se marchó. Sin embargo, ella no volvió a saber nada del astro argentino, hasta el pasado 25 de noviembre, día en que la noticia de la muerte del exfutbolista conmocionó al mundo. 

La noticia de la muerte del ídolo y campeón con la selección argentina en el Mundial de México 1986 la dejó pasmada. “Ahora quién se moriría, pensé… No puede ser, es el señor Diego Armando Maradona; sabía que lo habían operado de algo en la cabeza, pero no imaginé que estaba tan enfermo”, reveló la mujer a El Colombiano. 

Muerte de Diego Maradona también pasmó a propios y extraños, en todo el mundo 

La cobertura, incluso en vivo y en directo del sepelio del ‘10’, dejó historias particulares de personas que sintieron próxima la muerte de Diego Armando Maradona. Algunos conocieron al ‘Pelusa’ y otros simplemente tuvieron que conformarse con las alegrías que les dio en una cancha o a través de un televisor. 

Uno de los testimonios más fuertes lo dio Pedro Monzón, exdefensor argentino y compañero de Maradona en la ‘albiceleste’ durante la Copa Mundial de Italia 1990. En diálogo con TyC Sports, Monzón recordó el momento en que estuvo a punto de acabar con su vida por una fuerte depresión; sin embargo, allí estuvo desinteresadamente su amigo, Diego Armando Maradona, para salvarlo.

Esta es la historia del exdefensor argentino Pedro Monzón:

“Me importaba muy poco vivir en ese momento; me ganaron las ganas de dejar de vivir. Dije: ‘Lo voy a llamar a Diego; si Diego no viene, hoy termino con mi vida’. Lo llamé, pero no le dije que iba a hacerme eso… a las 2 horas estuvo él golpeando las persianas del local en el que yo vivía. Era él, no lo podía creer. No se lo conté”, reflexionó Monzón, en diálogo con ese canal. 

Pero las demostraciones de afecto hacia Maradona no se limitaron a las de Maris Delgado, Pedro Monzón y aquellos que tuvieron la fortuna de conocerlo, sino que se extendieron por toda Argentina (donde se dieron desmanes cuando miles de personas se dieron cuenta de que no iban a poder despedirse de él) y alrededor del mundo. 

“¿Sabés toda la felicidad que nos dio a los pobres? Ni para comer teníamos, y él te hacía feliz”, exclamó en la transmisión en vivo de ESPN un hombre evidentemente emocionado que llegó hasta uno de los miles de puntos en los que los argentinos hicieron vigilia por Maradona.

Este es el testimonio del hombre que rompió en llanto tras enterarse de la muerte de Diego Maradona:

En lugares tan distantes como India, Indonesia, China, Bangladés, etc., se vieron demostraciones de personas que lamentaron, como si fuera cercana, la muerte del ‘Pelusa’. 

Una de esas imágenes que impactaron al mundo se vio en la ciudad de Binnish, norte de Siria, donde ante las ruinas de una casa destruida por la guerra en ese país solamente se ve una cosa: un hombre, identificado como Aziz Asmar, parado al lado de un mural de Diego Armando Maradona.

Esta es la imagen tomada en Siria que muestra el mural de Diego Maradona: