La raptaron alegando que era una informante. Logró escapar de los hombres que portaban armas de fuego y pidió ayuda”, dijo Leonardo Rivera, secretario de Gobierno de Corinto, citado por Blu Radio.

De acuerdo con la versión entregada por la Policía, la exguerrillara, a la cual no identificaron por su seguridad, tenía marcas en diferentes zonas del cuerpo de golpes y señales de abuso sexual, explica la emisora.

La mujer recibió apoyo por parte de la Policía Nacional quienes le brindaron custodia y fue atendida en el hospital local debido a los golpes que tenía en el cuerpo”, añadió Rivera.

El secretario, por último, indicó que la mujer se desmovilizó de las Farc en 1999 y que su estado de salud es estable, por lo cual ya la sacaron del municipio de Corinto, para protegerla.