Las víctimas mortales fueron identificadas como Humberto y Hernando Loaiza, quienes tenían contratos con el Instituto Nacional de Vías (Invías) y estaban encargados de las obras para habilitar el paso en la carretera Florencia-Suaza.

“Por la inclemencia de la naturaleza esta semana hemos tenido dificultades de tránsito en la vía Florencia-Neiva. Se vino un talud bastante considerable, tapando parcialmente tres vehículos, resultando cuatro personas heridas y dos hermanos muertos”, dijo a periodistas el director de Gestión del Riesgo del Caquetá, Gustavo Ortega.

Los heridos, que fueron remitidos a centros médicos de Florencia, transitaban en vehículos en el momento en el que se produjo el deslizamiento.

Todavía no se ha habilitado esta vía porque una de las máquinas sufrió daños por la caída de una piedra. Los vehículos se han retirado con apoyo de otra máquina y no se han trasladado a los talleres“, agregó Ortega.

Colombia enfrenta actualmente una crisis vial en varias regiones debido a los contantes deslizamientos producto de las lluvias.

La situación más preocupante se presenta en la Vía al Llano, en el centro del país, que fue cerrada indefinidamente por el Gobierno el pasado 14 de junio.

En los últimos meses esa vía, que serpentea por la cordillera oriental de los Andes y que debe superar notables accidentes geográficos, ha sufrido varios aludes de tierra que han cortado el tránsito y puesto en riesgo a los conductores que transitan por esa ruta.