Sin embargo, tampoco tuvieron acogida en el Capitolio, pues ya se hundieron definitivamente el que buscaba establecer un tope para el salario de los congresistas y el que pretendía limitar la reelección de los parlamentarios a máximo tres periodos.

Esos están “rotundamente muertos” y son “insalvables en este periodo”, al que solo le quedan dos semanas, dijo Angélica Lozano al salir de otro debate este martes.

Justamente, se estaba discutiendo el proyecto que volvería obligatoria la rendición de cuentas de congresistas, diputados, concejales y miembros de Juntas Administradoras Locales, pero tuvo problemas por un artículo que pretendía hacer públicas las agendas y reuniones de cada funcionario, señaló Noticias Caracol.

Por eso, los parlamentarios buscan eliminar tres numerales “que son los que generan la obligación de publicar la agenda, publicar las gestiones frente a partidas presupuestales y publicar los votos en cada una de las decisiones en el Congreso”, explicó al noticiero la representante Juanita Goebertus.

Ese proyecto también busca que los parlamentarios, además, “hagan público un informe anual de ponencias, proposiciones, debates de control político, registro de viajes internacionales, relación de las partidas e inversiones que se hayan gestionado, entre otros”, añadió Lozano en RCN Radio.

Por otro lado, agonizan último debate: el que elimina el beneficio de casa por cárcel para corruptos y el de volver pública la declaración de renta; en segundo debate está el que pone condiciones nuevas a la contratación pública y apenas en primer debate el que habla de los presupuestos con participación ciudadana.

Los congresistas tienen hasta el 20 de junio que terminan las sesiones en el Congreso para continuar estas discusiones y aprobar o hundir las iniciativas.