Y es que durante el confinamiento para evitar la propagación del coronavirus, la línea púrpura (que brinda atención psicosocial a las capitalinas) ha recibido cerca de 2.400 llamadas en las que las mujeres denuncian que están siendo agredidas, dijo la viceministra de Justicia, Juanita López, en entrevista con RCN Radio.

La funcionaria señaló que “se han incrementado en un 79 % las cifras de denuncias por violencia contra la mujer”.

López, aseguró en la cadena radial que “lamentablemente, el confinamiento ha provocado un escenario de mayor riesgo de violencia en el contexto familiar”.

La viceministra destacó que, para contrarrestar estos casos, las comisarías de familia que están en todo el país funcionan con normalidad, a pesar del aislamiento generalizado.

La funcionaria les pidió a los alcaldes del país que estén al tanto de estos casos, al tiempo que les recordó que deben tener presente que, cuando la víctima de violencia intrafamiliar no pueda volver a casa, debe contar con lugares de protección que la salvaguarden de cualquier tipo de agresión.

En ese sentido, desde Bogotá, ya se había advertido a las familias vulnerables que para acceder a los auxilios económicos tenían que evitar cualquier escenario de violencia intrafamiliar.

La alcaldesa Claudia López dijo en su momento: “Nada de maltrato a los niños ni a las niñas ni a las mujeres. Necesitamos que la gente pueda estar en casa y se cuide”.