Esto supone “la reducción del 1 %” de venezolanos en Colombia, según el reporte más reciente de las autoridades que señalan como causa principal la persistencia de la crisis del coronavirus en la región.

Actualmente hay 763.544 migrantes regulares y un poco más de 1’024.000 irregulares, de acuerdo con Espinosa, que dio una rueda de prensa.

El mes pasado fue la primera vez que esa cifra se redujo en 5 años, al pasar de 1’825.000 migrantes en febrero a 1′.809.000 en marzo pasado, el 0,9 % menos.

Espinosa precisó que Bogotá sigue siendo la región donde está la mayor cantidad de venezolanos, con 352.627, seguida del departamento de Norte de Santander, que tiene el principal paso fronterizo entre ambos países, con 203.000 migrantes.

El funcionario afirmó que están haciendo una “labor para lograr una mayor capacidad de Venezuela para recibir a sus personas”.

Según disposiciones del gobierno del presidente Nicolás Maduro, el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se puede hacerse los lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300, por el puente Simón Bolívar (Norte de Santander), y de hasta 100 por el puente José Antonio Páez (Arauca).

Eso dificulta el flujo de migrantes que quieren volver a su país desde Colombia, por lo que hay unos 30.000 varados en espera que han notificado su voluntad de irse según el último recuento de las autoridades, afirmó Espinosa.

“Para que todos los migrantes que quieren salir llegasen a su país se necesitaría casi todo lo que queda de 2020”, agregó el funcionario.

Por eso están estudiando cómo acelerar el proceso sin una “visión de show que no compartimos” y de manera “estricta con los derechos humanos”, expresó.

Al menos 81.000 venezolanos regresaron a su país desde Colombia, ante la crisis provocada por la pandemia, señaló el director de Migración, que en el país ha dejado hasta el momento más  50.000 contagiados y 3.000 muertos.

Sobre la situación de los cerca de 400 venezolanos que acampan en zonas del norte y del suroccidente de Bogotá, Espinosa dijo que debido a las limitaciones impuestas por el Gobierno de Maduro, Colombia no puede ayudarlos a retornar porque sería “generar presión adicional hacia zonas de frontera donde las aglomeraciones de personas también provocan mayor riesgo de contagio de COVID-19”.