Así lo indicó un reporte del terminal citado por El Espectador en donde se manifiesta que 31.600 personas salieron en 3.000 vehículos con destino a otros municipios y departamentos del país.

Evitar las aglomeraciones de personas es una de las precauciones más importantes contra el coronavirus, pero a pesar de esto, las multitudes han sido consistentes en el terminal de buses. “El miércoles se registró una situación similar, con la salida de 33.000 viajeros en 3.220 buses”, añadió el informe recogido por esa publicación. 

Los últimos buses que dejaron el terminal salieron este jueves a las 9 de la noche, indicó el periódico, ya que el simulacro vital de aislamiento en Bogotá y Cundinamarca empezó desde la medianoche de este viernes e irá hasta las 11:59 p.m. del lunes 23 de marzo. 

En ese terminal ya se vivió una alerta por COVID-19 cuando un pasajero con síntomas del virus viajó en una flota que iba desde Bogotá hasta El Banco, Magdalena, y los otros pasajeros hicieron devolver el bus, en Facatativá. 

La salida masiva de personas desde las grandes ciudades ha causado todo tipo de reacciones en medios de comunicación y redes sociales. Este fue el caso de la situación vivida en Argentina, similar a la de Bogotá, en donde el columnista Luis Novaresio se refirió a los que no hacen caso en estas circunstancias diciendo que “no son necios, son hijos de puta”.