Pero la medida no solo se adelantará por los presuntos cobros excesivos, sino por otras aparentes irregularidades en la prestación de los servicios funerarios de los muertos por coronavirus, aseguró la SIC en un comunicado.

“Estas actuaciones se adelantan luego de que se conocieran denuncias […] relacionadas con demoras en la prestación del servicio, deficiente manejo de la información brindada a familiares de personas fallecidas y cobros adicionales, aprovechando la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno a causa del COVID-19”, explicó.

En su comunicación, la entidad además señaló que pidió a las funerarias dar detalles de “los procedimientos de bioseguridad” que han estado implementando en los casos relacionados con la pandemia.

Asimismo, informó algunas de las multas que podrían enfrentar los sitios de exequias que no estén cumpliendo con la normas y cobros pactados “en el marco del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica, del 17 de marzo de 2020”.

“En caso de encontrar alguna conducta que violente los derechos de los consumidores, como información engañosa o insuficiente, cláusulas abusivas, falta de calidad, idoneidad, seguridad u otra infracción en términos del Estatuto del Consumidor podrán imponerse multas hasta por 2.000 SMMLV [salarios mínimos legales vigentes]“, destacó la Superintendencia.

Y puntualizó diciendo que quienes no respondan sus requerimientos, “en término y de manera completa”, también podrían ser multados con hasta con mil salarios mínimos.