Argumentan que la reapertura de los espacios de fe ayudará a alivianar las tensiones causadas por la pandemia y también a reducir los casos de violencia intrafamiliar en varias regiones del país, informó Blu Radio. 

Las agrupaciones mencionaron tres puntos clave que desarrollarán y que contarían con una mano del Gobierno Nacional, añadió la frecuencia.

El primero es garantizar la no aglomeración en entradas y salidas de los lugares de culto, el segundo es dar una ocupación máxima que garantice el distanciamiento social, y finalmente, implementar protocolos de bioseguridad para la protección de los feligreses, indicó esa emisora. 

El Gobierno también propuso añadir otro ítem que consta en inscribir a los asistentes en listados de acuerdo a su creencia religiosa y así mantener un registro para el control de aforo en todos los sitios, detalló W Radio. 

Las autoridades escogerían una o dos ciudades en el país para llevar a cabo el plan piloto y evaluar cómo funcionarían las medidas en iglesias y otros lugares de culto, concluyó esa frecuencia.