Así lo alerta la organización NiñezYA, que también enfatiza en un aumento de los matrimonios precoces, abuso sexual, trabajo infantil y deserción escolar por el impacto del coronavirus en Colombia.

En un comunicado, esa organización extendió una solicitud para los alcaldes, gobernadores, concejos y asambleas para que ajusten sus planes.

“Colombia retrocederá décadas de lo ganado en cumplimiento de derechos para esta población”, señala NiñezYA.

Si bien es menor la tasa de infección y mortalidad por COVID-19 en niñas, niños y adolescentes, los menores están siendo amenazados por otros males con los que han convivido siempre y que se están agudizando con las actuales circunstancias.

Por ejemplo, la violencia intrafamiliar aumentó y el ICBF informó que en las tres primeras semanas de la cuarentena se registró el 69 % de los casos reportados durante los dos primeros meses de 2020. 

Entre tanto, la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico) reportó que en los primeros cinco meses del año habían sido reclutados 128 niñas, niños y adolescentes; mientras que de enero a junio de 2019, fueron 60.

Eso significa un incremento de 113 % de este delito, a pesar de la cuarentena que se vive en Colombia.

NiñezYA revisó una muestra de 32 Planes de Desarrollo Territorial radicados en concejos y asambleas y encontró que el 43 % está en nivel bajo en inclusión de los 10 asuntos para la niñez por los que aboga esta coalición, el 31 %, en medio y solo un 27 %, en  un nivel alto.