El también excandidato presidencial hizo la publicación en la noche del pasado miércoles, para pedir un cambio entre los integrantes de ese grupo que lidera el padre Francisco de Roux.

La respuesta de la comisión llegó hasta este viernes por medio de un comunicado en el que exige una retractación pública de esa “afrenta a la honra y la dignidad de las personas”.

“Esa afirmación es contraria a la verdad, deslegitima a la institución y pone en peligro la vida de las y los comisionados y de todos los miembros de la entidad”, dice el texto.

El documento señala que las palabras de Pinzón no tienen sentido porque justamente los comisionados “están en desacuerdo ideológicamente con la lucha armada y trabajan para que esta termine para siempre en Colombia” y por eso, asegura, no tienen ningún tipo de relación con grupos armados.

Además, expone el riesgo que supone ese tipo de comentarios:

“El pronunciamiento es una típica estigmatización que, lanzada sin medir consecuencias desde centros de poder, eleva la probabilidad de homicidios en los territorios. La Comisión ha encontrado, en su trabajo de esclarecimiento, que la estigmatización es una constante de nuestro conflicto, usada de manera recurrente para manchar reputaciones con consecuencias frecuentemente letales”.

La Comisión de la Verdad le recuerda a Pinzón que los magistrados son elegidos por un comité independiente y lo invita a conocer y colaborar “en la búsqueda de la verdad sin condiciones”; además, señalan que su trabajo está respaldado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.