Esa pregunta de Uribe, publicada por El Espectador, no la responde él. No explicitó qué es lo que él supone. Lo que hace es plantear un razonamiento cuya conclusión queda a cargo de quien lo escucha.

Y también un razonamiento que cuadra bien en la defensa del ministro Botero, cuyas respuestas en el Senado, en el debate de censura al que lo citó el senador Roy Barreras, y este miércoles en rueda de prensa, no dan cuenta de si las tropas sabían o no de la presencia de niños en el campamento de alias ‘Gildardo Cucho’, bombardeado el 29 de agosto pasado.

Según Herner Carreño, personero de Puerto Rico (Caquetá), municipio cercano al lugar donde se produjo el bombardeo, los militares sí sabían de la presencia de niños en ese campamento, porque él mismo lo había denunciado.

Pero Uribe hizo, según el diario capitalino, otra pregunta: “¿Llegarían allá [los niños] por su curiosidad a jugar fútbol o fueron reclutados por el terrorista?”.

Precisamente, eso es lo que no han respondido el Ministro de Defensa ni los militares. En los dos casos hipotéticos que plantea Uribe, unos niños que juegan o unos niños que son reclutados a la fuerza no serían miembros del grupo armado, lo cual los sitúa en la categoría de personas protegidas por el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Pocos minutos después de que el ministro Botero y el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, dieran una declaración ante los medios, este miércoles, para dar más detalles del bombardeo, Uribe dijo en La FM que el Gobierno “procedió bien” con el bombardeo, aunque admitió que hubo “un error fatal en comunicaciones” al no contar que había niños.

Ese error, para Uribe, es que hubieran “sorprendido” a la opinión pública con el tema en el debate de este martes por la noche. Pero lo menciona para lanzarle un salvavidas al Ministro de Defensa.

“Tan pronto se identificaron los cadáveres, el Gobierno debió salir a comunicarle al país eso. A mí me duele que no lo hubieran hecho”, dijo Uribe en la frecuencia radial. “Me duele por Guillermo Botero, porque el doctor Guillermo Botero es una persona honorable, es una persona trabajadora, es una persona que le ha servido bien a Colombia durante muchos años”.

Y después exculpa al Gobierno: “Creo que hay un operativo correcto, que los menores estaban allí no por culpa del Gobierno. El Gobierno no sabía que estos grupos siguen reclutando menores y que ha habido un error fatal de comunicaciones del Gobierno”.

“El problema de la comunicación no es por la comunicación en sí, sino porque cuando el Gobierno no se anticipa, se generan dudas”, agregó.