El texto que publica Coronell en ese medio se titula “¿Por qué quieren silenciarme?”, y en este se describe que Uribe empezó hace 9 meses un plan para acosarlo judicialmente en Estados Unidos.

“¿Por qué lo están activando solo ahora? Quizás porque la Corte Suprema de Justicia definirá en las próximas semanas la fecha de la indagatoria al senador Uribe y al representante Álvaro Hernán Prada por los presuntos delitos de manipulación de testigos, soborno y fraude procesal”, cuestiona el columnista.

El periodista responsabiliza al abogado Cadena de ser un actor principal en la trama que se teje en su contra. Su acusación se basa en una cita textual de la Corte Suprema, en la que menciona que Cadena y Uribe trabajan junto con otras dos personas.

“En la actualidad, el senador Uribe Vélez continúa utilizando los servicios del abogado Diego Javier Cadena Ramírez quien, con la colaboración de otras personas, ha contactado en diferentes cárceles –y por fuera de ellas– a exmiembros de grupos paramilitares para que –a cambio de favores jurídicos y al parecer dinero– elaboren escritos y videos a favor del senador Álvaro Uribe Vélez y su hermano Santiago”, señala la cita de la Corte Suprema, mencionada en la columna.

Coronell, además, menciona algunas grabaciones de Cadena con posibles testigos como los paramilitares Carlos Enrique Vélez y Juan Carlos Sierra, alias ‘Tuso’, que participó en un montaje contra el magistrado auxiliar Iván Velásquez, que investigaba a Mario Uribe, primo de Álvaro Uribe.

Además, revela apartes de conversaciones, fechadas del 23 de junio de 2018, entre Diego Cadena y Fabián Rojas, quien sería muy cercano a Álvaro Uribe en la Unidad de Trabajo Legislativo.

“Fabián –afirma Cadena– hablo con los abogados de Miami pa ponerlo en vueltas allá también”, dice Cadena.

“Claro, de una, en todo lado –responde Fabián- pa que lo sienta”.

Según Coronell, Álvaro Uribe también se refirió a esta conversación horas más tarde y dijo: “Pero hay que proceder y proceder con este tipo (Coronell) muy drásticamente”.

Ante esto, Cadena dice: “Yo voy a hablar con los abogados con los que trabajo en Miami porque voy a tomar acciones legales en contra de este señor”.

El columnista cierra su texto diciendo que el intento de censura es en vano porque las evidencias en contra del senador y expresidente hablan por sí solas.