López dijo que sobre la ciudad existe “una presión brutal” en las estadísticas de reclutamiento “de jóvenes inmigrantes indocumentados para vincularlos a bandas de crimen”.

Sostuvo que esa modalidad la aplican “tanto bandas colombianas como bandas de crimen organizado venezolanas, porque tienen un plus sobre esos pelados”.

La alcaldesa de Bogotá agregó que los extranjeros que hacen parte de esas bandas, al ser indocumentados e ilegales, “tienen un plus en impunidad” porque no se pueden judicializar así los capturen en flagrancia y “las organizaciones criminales —venezolanas y colombianas— lo saben”.

Claudia López señaló que en el último consejo de seguridad se expuso que el 20 % de los involucrados en hurtos —en promedio— son extranjeros y el 48 % de los hurtos en Transmilenio también son de inmigrantes.

Sin embargo, López matizó la declaración

Después de exponer esas cifras, trató de bajar el tono, al parecer, pensando en la polémica por sus recientes declaraciones sobre los venezolanos en la ciudad: “Obviamente, la conclusión no es que los inmigrantes son más proclives a robar; obvio que no”.

“Ahí lo que hay es un incentivo perverso de estructuras criminales, tanto colombianas como venezolanas, de focalizar el reclutamiento de inmigrantes con experiencia criminal”.

Con sus cifras, López contradijo a Migración

Recientemente, Migración Colombia había dicho que los problemas de seguridad no surgen con la llegada de venezolanos y añadió que estos “vienen de muchísimo tiempo atrás”.

El director de la entidad, Juan Francisco Espinosa, dijo que solo el 2,7 % de los privados de la libertad en Colombia son extranjeros y únicamente el 1,5 % corresponde a migrantes de Venezuela.

Esta es la intervención de Claudia López sobre los delitos de inmigrantes en Bogotá: