Claudia López anunció este lunes que la capital del país retomará en su gran mayoría las actividades laborales y comerciales que la pandemia afectó. Solo los bares, las discotecas y los eventos masivos son los únicos que permanecerán con prohibiciones para operar.

La mandataria fue insistente en que los ciudadanos de Bogotá deben ser más cuidadosos que nunca con el uso correcto de tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos, porque es el respeto por esas normas el que puede evitar que en unos meses la ciudad esté enfrentando escenarios similares como los de hace un par de meses en cuanto a propagación del coronavirus y ocupación del sistema hospitalario.

“Es posible que tengamos un rebrote y un segundo pico. Lo que estas medidas deben lograr es producir un segundo pico lo menos agravado y disparado posible, un segundo pico relativamente lento y moderado. Si se dispara el riesgo de contagio como nos pasó en julio, en el momento en el que ocurra tomaremos medidas particulares, pero creemos que es posible evitar ese escenario con las medidas que estamos anunciando”, aseguró López.

A partir de este martes vuelve el pico y placa a la ciudad, ya no seguirá el pico y cédula, el comercio podrá volver a abrir sus puertas todos los días y establecimientos como restaurantes deberán garantizar que en sus instalaciones no se superará una capacidad del 50 % y que los presentes podrán conservar una distancia de dos metros.

“Que Bogotá enfrente un segundo pico es prácticamente inevitable, lo que sí es evitable es que no sea demasiado alto ni riesgoso, que no amenace nuestra capacidad hospitalaria. Si cada uno cumple las normas de cuidado, los protocolos, los horarios de su actividad, podemos convivir hasta cierto punto con la pandemia, podemos evitar que tengamos que hacer cuarentenas focalizadas. Eso tenemos que hacerlo desde ya”, insistió la alcaldesa de la ciudad.