Durante toda la noche de este lunes, una larga hilera de vehículos estuvo detenida, esperando a que se adelantaran las labores de limpieza para poder llegar a sus destinos; sin embargo, eso no fue posible y los conductores pernoctaron en sus carros.

Coviandes afirmó que los trabajos continúan y se está abriendo paso en sectores alternos, pero que en cualquier momento se puede cerrar totalmente la autopista de nuevo.

Cabe destacar que la vía ya había permanecido cerrada. Sin embargo, 2 horas después de creer que la situación estaba superada, cayeron más escombros a la vía.

En el sector conocido como Llanolindo, se presenta un monumental trancón de volquetas, camiones de carga y carros particulares que después de más de 11 horas de espera, no han podido llegar a Bogotá, afirma Noticias Caracol.

Para afrontar la situación, se iniciaron trabajos de remoción del material; sin embargo, el personal tuvo que retirarse ante otro posible desprendimiento de tierra. Así lo informó Coviandes en su cuenta de Twitter.