En un apartado de la carta, publicada por Noticias Caracol, Darío Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, confiesa que los últimos operativos de la Fuerza Pública los han afectado y señala que con la muerte de alias ‘Marihuano’ o ‘R20’ (que era su mano derecha) ahora no tiene en quién confiar dentro del grupo delincuencial. 

“Ya no se confía en nadie y las cosas cada día se ponen más difíciles;mejor dicho, jodidos. Los últimos operativos nos jodieron, ya no hay antiguos y por la caída de ‘R20’ y ‘el Viejo Pueblo’ no hay a quién escoger”, dice.

Y es que de acuerdo con las autoridades, el operativo contra alias ‘Marihuano’ se puedo hacer gracias a información que mismos miembros del Clan del Golfo dieron.

Alias ‘Otoniel’ también confesó en su manuscrito que la muerte de ‘R20’ afectó los negocios de narcotráfico, de los principales con los que se puede mantener la organización criminal, y clama porque la Fuerza Pública no haya encontrado elementos importantes durante el operativo contra el ya abatido segundo del Clan del Golfo.

Con la caída de ‘Marihuano’, el presidente Iván Duque envió un contundente mensaje a alias ‘Otoniel’:

“Así como cayó hoy este bandido, en esta operación, que ha sido manejada con precisión, también queda notificado ‘Otoniel’ de que vamos por él y por los demás cabecillas de los grupos narcoterroristas”, exclamó, como se escucha a continuación:

El Clan del Golfo, también conocido como Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o ‘Los Urabeños’, por su localización inicial en la frontera con Panamá, surgió en 2006 de las extintas AUC y llegó a convertirse en la estructura criminal más grande de Colombia.

Actualmente, tras varios golpes y detenciones de cargos intermedios y cabecillas, su red es cada vez más débil y “se enfrenta al precipicio de dividirse en facciones independientes”, según la información de Insight Crime.