A esta historia se refirió el general Eliécer Camacho, comandante de Policía en Medellín, que dijo que gracias a la denuncia oportuna de la madre se pudo evitar que “se consumara” el acto sexual con esta menor, que tiene apenas 13 años de edad.

“La adolescente, desde un comienzo manifestó no desear participar en esta comercialización sexual”, dijo el general Camacho, declaración que recogió CM& Noticias.

El oficial explicó que los reprochables actos al parecer se cometían dentro de una peluquería del barrio Estadio, en la comuna 11 Laureles, y que precisamente allí se logró la captura del padre.

En este establecimiento, según el portal Alerta Paisa, era donde presuntamente el hombre, de 36 años de edad, le tomaba fotos a su hija en las que la hacía posar con juguetes sexuales, imágenes con las que de acuerdo a la investigan ofrecía a la menor.

Fue por eso que el general Camacho dijo en el noticiero que en la peluquería se encontró “un maletín de mano con algunos objetos sexuales, y creeríamos que el sitio está siendo utilizado también para comercialización de niños, niñas y adolescentes. Vamos a continuar con la investigación”.

Los dos medios conocieron que, según las autoridades, el hombre exigía 300.000 pesos a cambio de sostener relaciones sexuales con su hija, situación con la que la adolescente no estaba de acuerdo.

El padre de la víctima fue enviado a prisión por delitos de explotación sexual con menor de 14 años.