La capturada, según la Fiscalía, es señalada de haber besado y tocado las partes íntimas de un menor de 13 años de edad mediante juegos y supuestas invitaciones a su casa.

Los investigadores dicen que la mujer se valió de engaños para estar cerca del niño y que también la acusan de obligar a una niña de 10 años de edad a tomarles fotografías mientras cometía los actos sexuales.

Ese fue uno de los casos que más sorprendió a las autoridades, aunque el ente acusador también destacó que entre las capturas hay muchas personas que son cercanas a los niños agredidos:

“Entre los hoy judicializados por los hechos ocurridos en 2015, 2017, 2018, 2019 y 2020 se encuentran, padres, abuelos, padrastros, tíos, primos y conocidos de la familia de las víctimas, todas ellas entre los 4 y los 13 años de edad”.

Estas son algunas de las imágenes que compartió la entidad:

Las capturas las hicieron agentes del CTI y la Policía a lo largo de cinco días en Popayán, así como en los municipios de Piendamó y Timbío (Cauca), ordenadas por jueces de control de garantías.

En desarrollo de las diferentes audiencias preliminares la Fiscalía formuló cargos a los capturados por delitos como acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado; actos sexuales con menor de 14 años; actos sexuales abusivos con menor de 14 años agravado y simple; acto sexual violento con menor de 14 años agravado y acceso carnal violento. 

Jueces de control de garantías determinaron que 18 de los presuntos implicados en dichas conductas ilícitas deben cumplir la medida de aseguramiento en establecimiento carcelario y los dos restantes en detención domiciliaria. 

En este video, Raúl Humberto González, director de la Fiscalía en Cauca, entregó más detalles de los operativos: