Lo oficializaron la Comisión de la Verdad y la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación.

Eso ocurrió en el evento denominado ‘Bogotá, firme con la paz’, organizado por la Alta Consejería, y contó con la presencia de representantes de la Comisión, del Gabinete Distrital y de víctimas del conflicto armado.

Vladimir Rodríguez, alto consejero para los Derechos de las Víctimas y anfitrión de la reunión, indicó que “es muy satisfactorio poder establecer este puente de trabajo en el marco del acuerdo de intención entre la Comisión de la Verdad y la Alcaldía Mayor de Bogotá para poder adelantar las tareas necesarias para que la reparación integral y, sobre todo, las garantías de no repetición sean una realidad en el territorio de ciudad-región”.

Ratificó el compromiso de la Alcaldesa Mayor y de todas las entidades de la Administración Distrital con la verdad, la justicia, la memoria, la reparación integral y con la implementación plena de los acuerdos de paz.

Rodríguez puntualizó que el acuerdo con la Comisión de la Verdad permitirá “encontrar la manera de mejorar nuestros procesos, procedimientos y prácticas para fortalecer el camino de la verdad extrajudicial”.

A su turno, Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, señaló que “este marco de acuerdo de intención es de la más grande importancia. Sentimos que lo que estamos haciendo como entidad de Estado en el proceso de transición hacia una paz de fondo lo recibimos como algo que emerge de las luchas sociales, de las luchas de las víctimas por muchos años”.

Para que Bogotá-Región sea territorio de paz y reconciliación se emprenderán acciones que incluyen el apoyo a la reincorporación y la reintegración de los y las excombatientes, el involucramiento de la sociedad en general en procesos comunitarios y sociales de reconciliación, convivencia y no-repetición y la apropiación social de la memoria y la verdad histórica por la sociedad en general.

Así, desde la Alta Consejería se trabajará con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, entre otras estrategias, en profundización de la justicia restaurativa en Bogotá-Región de la mano con la Jurisdicción Especial para la Paz.

Esta colaboración con la Comisión de la Verdad le permitirá seguir asumiendo con entereza las acciones y los procesos de asistencia, atención, reparación integral y participación para las víctimas del conflicto armado, en concordancia con las obligaciones y disposiciones legales establecidas para el Distrito Capital.

Además, se reitera el compromiso para que Bogotá-Región sea un epicentro de paz y reconciliación y permite el acercamiento a más de 300.000 víctimas del conflicto armado residentes en Bogotá a los mecanismos del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición.

Margarita Barraquer, secretaria general de la Alcaldía Mayor, dijo que es muy significativo para el país “que una administración distrital tome la decisión explícita que convertirse en territorio de paz, de impulsar los acuerdos de paz de La Habana para garantizar que las víctimas efectivamente estén en centro del diálogo, de la reconstrucción y de este nuevo contrato social que estamos proponiendo desde Bogotá”.

“No podemos permitir que nuestras víctimas no sean tomadas en cuenta y, en esa medida, a través de los planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET) y de toda la gestión que hagamos en el marco de la ley, liderada por la Alta Consejería para las Víctimas, vamos a lograr que Bogotá tenga una cara diferente en materia de paz, reconciliación y memoria”, agregó.

Recordó que las mujeres víctimas están en el centro para que sean reconocidas, reparadas y tenidas en cuenta en los procesos de reconstrucción. Precisamente, Diana Rodríguez, secrertaria distrital para la Mujer, destacó que el acuerdo de intención “constituye un escenario de participación y de incorporación del enfoque de género y de los derechos de las mujeres en las diferentes líneas de acción que se contemplan”.

Yudi Paola Villalba, presidenta del Consejo Local de Mujeres en Sumapaz y directiva de Sintrapaz, celebró que este paso “es supremamente importante para la población campesina que siempre hemos estado dispuestos a la paz”. Añadió que “tenemos que empezar a construir una cultura, una pedagogía y una educación desde una ruralidad que a veces se hace mucho más difícil, una brecha constante entre lo urbano y lo rural. Pero hoy, con esta apuesta del Distrito nos vemos reflejadas muchas y muchos en poder construir colectivamente”.

El presidente de Redepaz, Luis Emil Sanabria, insistió en que “la memoria es un ejercicio transformador”, porque “construimos memoria para que eso que ocurrió tan lamentable con las víctimas en un conflicto armado, y que aún sigue ocurriendo, no vuelva a ocurrir”.

Sobre ese particular, Nicolás Montero, secretario de Cultura, advirtió que “solo en la trama de la memoria se puede garantizar el acuerdo más grande que es el de la no repetición”.

José Antequera, director del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, recordó que “Bogotá es el lugar en donde se han gestado las iniciativas históricas que desde la sociedad civil y las victimas han empujado la existencia de una Comisión de la Verdad en el país”, así como de proyectos pioneros en la construcción de la verdad. En cuanto al acuerdo hecho público ayer señaló que “significa una expectativa de materialización en este territorio, en el Distrito Capital, de cambios, transformaciones y reformas a partir de lo que produzca la Comisión”.

Los asistentes al vento virtual también reconocieron la importancia que tiene para el país lo que significa que Bogotá esté comprometida con la implementación efectiva de los acuerdos de paz. Mauricio Katz, secretario general de la Comisión de la Verdad, dijo que “este acuerdo se va a constituir en un ejemplo para otras entidades territoriales, para que emulemos esa necesidad de colocar a las víctimas en el centro de nuestras preocupaciones y la participación como un espacio de diálogo, de construcción de verdad y de reconciliación”.

Por su parte, la comisionada Lucía González dijo que “ojalá este sea un ejemplo para el resto de las ciudades del país y que logremos ponerlo en evidencia, porque realmente es un espacio de compromiso con el dolor de las víctimas, con la vergüenza que tenemos que sentir ante la impunidad y ante la repetición de los hechos”.

Asimismo, reconoció que “no ha habido una disposición más grande que la de la Alcaldía de Bogotá para cumplir con ese mandato ciudadano de la paz y ojalá juntos potenciemos ese buen ejemplo para el país. El acuerdo no se nos puede perder entre las manos”.