Mejía, de 22 años de edad, se encontraba sentado en una silla en la puerta de su casa conversando con su novia, el pasado domingo en la noche, cuando, según Oro Noticias, dos hombres en motocicleta los intimidaron para despojarlos de sus pertenencias.

El medio indica que el parrillero se bajó de la moto y le arrebató el celular a Mejía, a lo que el joven quiso oponerse y forcejeó con el delincuente. Fue ahí cuando el asaltante “le propinó una puñalada en el cuello” que resultó mortal, pues aunque familiares lo trasladaron a la clínica Foscal llegó sin signos vitales.

La novia de la víctima, identificada como Kenya Suárez, le contó al noticiero local que su pareja “salió detrás” del delincuente para recuperar su teléfono, pero que esa acción le costó la vida.

“Él tiró de la moto, y en ese momento fue cuando lo agredió”, contó Suárez, y dijo que el teléfono era un “Samsung A30”.

El asesinato de este joven causó conmoción entre la comunidad santandereana, que hoy lo recuerda como un joven “alegre y trabajador” que perdió la vida por culpa de una inseguridad que se ha incrementado en medio de la pandemia de coronavirus.

“Era una persona que se merecía todo lo mejor. Era un ser maravilloso y alegre, un ‘pelado’ sano”, escribió uno de sus amigos en Facebook.

Medios como Vanguardia informaron que los delincuentes portaban cascos y chaquetas negras, y que aun así varias personas señalaron como responsables a dos sujetos conocidos como ‘Walas’ y ‘Curtis’.

También, dice, la Policía detuvo a dos hombres que serían los presuntos agresores, pero no los pudo capturar ya que no había flagrancia ni testigos que los acusaran formalmente. De todas formas, los dos detenidos fueron reseñados mientras avanza la investigación que se apoya con videos de cámaras de seguridad y testimonios.

De la víctima se supo que había prestado su servicio como auxiliar de Policía y que trabajó en seguridad privada.

Este es el doloroso relato de la joven que vio morir a su novio en medio del atraco.