La sorpresa se la llevaron incluso los 20 policías que tuvieron que ir hasta una bodega acondicionada, donde detuvieron a los asistentes a la guachafita ilegal, informó Noticias Caracol. 

Cuando los iban a entregar en la Unidad de Reacción Inmediata para que la Fiscalía los judicializara, les informaron que solo podían recibir a personas contagiadas con coronavirus y que estuvieran esparciendo el contagio, añadió el informativo.

Por supuesto, todas las personas negaron tener el virus y así de fácil recobraron su libertad, indicó el noticiero. 

El tema es con la Fiscalía. No se configura un delito como tal, sino un comportamiento contrario a la convivencia. No había una persona que demostrara que estaba contagiada con COVID-19“, detalló, en ese medio, el coronel Óscar Alejandro Tovar, oficial de inspección de la Policía de Bogotá. 

Horas más tarde, las autoridades recibieron otro llamado para denunciar una presunta fiesta ilegal, esta vez, en Chapinero (oriente de Bogotá). Sin embargo, en esa ocasión ni siquiera pudieron entrar al lugar, ya que era una edificación privada perteneciente a un sindicato, concluyó Noticias Caracol.