La fallecida respondía al nombre de Isabel Jiménez, se contagió de coronavirus  a mediados de diciembre de 2020 y murió el sábado 26 del mismo mes, luego de una semana de lucha, relató Noticias Caracol.

El cuerpo fue entregado a la familia 2 días después en un “ataúd sellado”, según especificó ante el informativo Yeimy García, nieta de la mujer y quien en su testimonio aclaró que ningún funcionario permitió que se abriera el cajón para hacer el respectivo reconocimiento.

En consecuencia, el sepelio se llevó a cabo con normalidad, hasta que días después el propio Hospital de San Blas se comunicó con la familia para avisar del cambiazo.

Ana Elsa Duarte, hija de la fallecida, así lo contó ante las cámaras del medio: “El 30 de diciembre nos llaman a decirnos qué pena, perdonen, porque el cuerpo que nos habían entregado no era el de mi mamita, sino el de un señor”.

De hecho, fueron los seres queridos del hombre los que se dieron cuenta del error a la hora de hacer el reconocimiento. “Ellos vieron 2 cuerpos femeninos, entre ellos, el de mi abuela”, agregó la nieta de Isabel Jiménez.

Fue solo así como el centro hospitalario permitió que los restos de la mujer fueran identificados por uno de sus hijos, con lo que el paso a seguir es exhumar al hombre.

Culpan indirectamente a los familiares

Al respecto, Jeannethe Pava, directora hospitalaria de la Subred Centro Oriente, se desligó de toda responsabilidad enfatizando que quien se llevó los restos equivocados fue un representante de la funeraria “autorizada y elegida por la familia” de la mujer.

Pava justificó así el error ante Noticias Caracol: “A la señora la embalamos, rotulamos con su identificación y la bajamos al depósito transitorio de cadáveres de una de nuestras unidades, esperando que la funeraria llegara”.

Y concluyó: “Llega la persona de la funeraria, funeraria autorizada y elegida por la familia, y retira el cuerpo equivocado”.

En video, el informe presentado por Noticias Caracol: