Según el presidente de la sala laboral del alto tribunal, Rigoberto Echeverry, consultado por Noticias Caracol, la apariencia de las sentencias son idénticas a las que emite la Corte, pero, al parecer, eran redactadas por los mismos inescrupulosos abogados.

De acuerdo con el informativo, las falsas sentencias eran presentadas en hojas con el logo de la Corte Suprema Justicia y en ellas se incluían números de otros procesos para darles mayor credibilidad.

Entre las sentencias falsificadas estarían fallos pensionales y demandas laborales, por lo que Echeverry pidió a los ciudadanos verificar la autenticidad de las mismas.

“La apariencia del fallo es la misma que utiliza la Corte Suprema. Lo que hay que tener alerta es, cuando se consiga un abogado y llegue con una sentencia, verificar su autenticidad en la rama”, manifestó.

El caso sale a la luz, precisamente por un ciudadano que fue a confirmar el fallo que le entregó su abogado y esta era totalmente apócrifa.