El pequeño, identificado como Orr Burns y oriundo de Israel, regresó a su país natal, donde se recupera satisfactoriamente a pesar de las graves heridas que sufrió, en un parque de la paradisiaca isla Ko Samui, publica el diario The Times of Israel.

El hecho ocurrió la semana pasada, pero fue hasta este lunes que se conoció el video, que quedó registrado gracias a la cámara de seguridad ubicada dentro de la jaula del leopardo. En las imágenes se ve el momento en que abren la puerta y el animal sale por algunos segundos y vuelve a entrar. En esos instantes fue que atacó al niño de 2 años, indica el mismo medio.

Testigos de la agresión contaron al rotativo israelí que trabajadores del zoológico tuvieron que patear en la cabeza al felino para que dejara de morderlo. Luego, trasladaron al menor a un hospital cercano, donde los médicos vendaron su cabeza, tomaron una tomografía y luego lo llevaron a cirugía.

El zoológico dijo que cubrió todos los gastos médicos de Orr, luego de ofrecer disculpas por lo sucedido, y este domingo el afectado regresó a Israel, donde se recupera en el hospital Sheba cerca de Tel Aviv, detalla The Times of Israel.

Rafi Burns, papá del niño, expresó que les ofrecieron tomarse fotos con el leopardo y que este debería estar “atontado” en ese momento y que debía haber personal dentro de la jaula, finaliza el mismo diario.