El Boeing 757 de la compañía británica tuvo que descender de emergencia en la ciudad de Oporto, Portugal, gracias y afortunadamente a que otro piloto, de la misma aerolínea, salía de vacaciones. El hombre entró a la cabina y ayudó al copiloto a aterrizar, publica el diario Daily Mail.

El piloto oficial se sintió mal durante el vuelo y se desmayó, por lo que apenas tocaron tierra fue trasladado a la enfermería del aeropuerto en silla de ruedas y con máscara de oxígeno, explica el mismo medio.

Según el relato del rotativo inglés, la alarma se activó a las 10:20 a.m. (hora del Reino Unido) y se cerró una pista de la terminal aérea de Oporto hasta las 11:00 a.m. para que pudieran realizar sin problemas el aterrizaje de emergencia.

Hicieron el anuncio de que había un incidente en la cubierta de vuelo y un pasajero, otro piloto de Jet2 que estaba de vacaciones, salió desde la parte trasera del avión”, dijo al Daily Mail Nicholas Banks, pasajero del vuelo.

Ofreció sus servicios a la tripulación y entró en la cabina. No salió hasta que ayudó al piloto a bajar del avión cuando aterrizamos”, añadió Banks.

Jet2 ofreció disculpas a los pasajeros de ese vuelo a través de un mensaje publicado en Twitter y luego enviaron otro avión para trasladarlos a su destino, Funchal, finaliza ese medio.