Después de que no atendieron a su familiar, de la tercera edad, el sujeto se subió a su auto, un Seat Córdoba, y atravesó la puerta de cristal de urgencias.

Incluso ingresó hasta la recepción, sin que nadie haya resultado herido. Posteriormente, y sin mediar palabra, agredió a un conductor de ambulancia que se encontraba allí.

Cuando llegaron al lugar los agentes de la Policía Municipal de Bilbao, esta persona estaba muy exaltada y agresiva, y se ha negado a realizar la prueba de consumo de alcohol.

Finalmente, fue detenido y acusado de conducción temeraria y daños en bienes públicos.