“Tenemos un grupo importante de oficiales y tropas contagiadas. Hemos estado muy cerca del virus, pero es nuestro deber contribuir con todas las tareas para prevenir y cortar las cadenas de contagio”, manifestó el funcionario chavista durante un acto militar en Caracas.

Padrino López, además, aseguró que varios de los militares se contagiaron en los diferentes puestos fronterizos con Colombia y Brasil, donde miles de migrantes venezolanos han regresado al país debido a la pandemia.

Este anuncio se da luego de que Diosdado Cabello, segunda persona más importante dentro del oficialismo venezolano, y Tareck El Aissami, ministro de Petróleo, confirmaran que fueron diagnosticados con el COVID-19.

Este viernes, por otro lado, el régimen de Nicolás Maduro extendió por cuarta vez el “estado de alarma”, buscando controlar la propagación del brote, que ha aumentado considerablemente en los últimos días.

Esta medida permite que la cuarentena obligatoria, decretada desde el 16 de marzo, se pueda prolongar, mientras se incrementan los esfuerzos “para cortar las cadenas de contagio”, aseguró Delcy Rodríguez, vicepresidenta del oficialismo.

Según las cifras oficiales, en Venezuela se han registrado hasta el momento 83 decesos asociados al virus y 8.803 casos de contagio confirmados. Sin embargo, la oposición y varias organizaciones internacionales, como Human Rights Watch, aseguran que las cifras son mucho más altas.