En principio, se tenía previsto pedir ese carnet a partir de mediados de junio, pero solo hasta este 2 de agosto se anunció oficialmente el comienzo del período de pruebas.

El director general del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), Gustavo Vizcaíno, precisó que en esta primera etapa el “carnet de movilidad fronteriza” se solicitará en el punto migratorio ubicado en el puente internacional Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con la ciudad colombiana de Cúcuta (departamento Norte de Santander).

El funcionario dijo que para el 31 de diciembre próximo esperan culminar la implementación del documento personal en otros puntos limítrofes con Colombia como Ureña (Táchira), Paraguachón (Zulia) y El Amparo (Apure), así como en el paso con Brasil en Santa Elena de Uairén (Bolívar).

Los ciudadanos colombianos deben registrarse en el portal web dedicado a ese proceso, para luego dirigirse “a los puntos de control de la frontera para hacer la colocación del sello y de la huella dactilar”, explicó Vizcaíno.

El funcionario informó que 13.000 colombianos han ingresado sus datos en el referido portal, aunque solo 3.500 han hecho la impresión y formalizado su solicitud en los puntos de control oficial.

Por ahora no se ha detallado si el requisito aplica a todos los colombianos que pretendan viajar a ese país y si también se exigirá para quienes lleguen por otros medios de transporte, pero por lo que ha trascendido servirá para facilitar el trámite de ingreso para los que lo hacen frecuentemente.

Vizcaíno indicó que, con el fin de “llevar el control de nuestras fronteras”, en el caso de los venezolanos que deseen ir a Colombia deben presentar su cédula de identidad y colocar su huella dactilar en un registro del Saime.

El carnet de movilidad fronteriza tiene una vigencia de un año a partir de la fecha de su expedición, pero el registro se mantiene de manera permanente por la página web del Saime.

Venezuela asegura que acoge en su territorio a más de cinco millones de colombianos. Naciones Unidas, por su parte, ha estimado que cuatro millones de venezolanos han abandonado su país desde 2016 huyendo de la crisis económica.