El hombre relató a Revelstoke que si bien alcanzó a escuchar tres galopes, el venado iba tan rápido que apenas pudo distinguirlo, así que no pudo evadir el choque.

El artículo continúa abajo

McCook les contó a sus amigos la insólita experiencia que tuvo, pero no le creyeron debido a que todo ocurrió el primero de abril de este año, justo cuando se celebra el ‘Día de las bromas’ en Estados Unidos, indicó ese portal.

El joven consiguió las cámaras de seguridad que registraron el momento para probarles a sus amigos e incluso a su mamá lo que decía, pues ella también era escéptica a su historia. Según dijo al medio citado, la mujer se rió cuando lo escuchó y le manifestó que había “oído mejores cosas que eso”.

Al final, pudo confirmar lo sucedido con estas imágenes: