Singh fue hallado culpable de violación y secuestro por el crimen cometido en junio de 2017, en un esperado fallo dictado este lunes por un tribunal de Nueva Delhi.

El dictamen leído por el juez Dharmesh Sharma sostiene que el testimonio de la víctima fue “incuestionable, veraz y de indudable calidad”, por lo que se concluyó el abuso sin lugar a dudas, indicó el canal de televisión indio NDTV.

La sentencia será anunciada en los próximos días.

La violación, ocurrida en el distrito de Unnao del estado norteño de Uttar Pradesh, acaparó la atención del país después de que se conociera que un parlamentario había presionado a la familia de la joven para que retirara la denuncia presentada a la policía.

El padre de la joven fue arrestado por un caso de porte ilegal de armas tras salir la violación a la luz y murió en custodia policial, supuestamente a causa de una paliza de simpatizantes del parlamentario.

El pasado mes de julio, la joven que acusó al político sufrió un accidente de tránsito en el que ella resultó herida y dos de sus familiares murieron. Inmediatamente, el caso recuperó la atención por las sospechas de que se estuviera tratando de atentar contra la vida de la joven.

Los casos de violación han centrado la atención del país asiático especialmente en las últimas semanas tras la brutal muerte de dos mujeres víctimas de violación.

Una de ellas, del mismo distrito de Unnao, murió después de que un grupo de hombres le prendiera fuego cuando la mujer se dirigía a un tribunal a testificar por su caso, ocurrido hace un año.

El otro caso, en la ciudad de Hyderabad, ocurrió a finales de noviembre, cuando una joven veterinaria fue violada y asesinada por un grupo de cuatro hombres.

Este último caso derivó en celebraciones y alarmas en el país después de que el pasado día 6 se conociera que los cuatro acusados, en custodia policial, murieron tiroteados en el mismo lugar donde fue encontrado el cuerpo de la joven.

Las autoridades alegaron que los acusados fueron trasladados para una reconstrucción de la escena del crimen y tuvieron que ser abatidos por supuestamente tratar de escapar y atacar a los oficiales que los custodiaban.

Las leyes contra las agresiones sexuales se endurecieron en la India después de que una joven universitaria muriese tras ser violada y torturada por seis hombres en un autobús en 2012 en Nueva Delhi, en un caso que trascendió las fronteras y que marcó un antes y un después, aunque no evitó que estos delitos sigan repitiéndose.