Sin embargo, el trasplante no fue tanto como reemplazar una cabeza por otra. Lo que hicieron los expertos fue ubicar la cabeza de una rata pequeña encima de la de una más grande, con lo que lograron tener un animal con dos cabezas, explica Independent.

El artículo continúa abajo

Durante el complejo proceso fueron necesarias 3 ratas: la donante, la receptora y otra para mantener el flujo sanguíneo a la cabeza que iba a ser trasplantada. Se usó una bomba para transferir la sangre y asegurarse de que el oxígeno no iba a faltar en la cabeza protagonista del experimento.

Luego del impresionante procedimiento, la cabeza trasplantada podía ver con normalidad y sentir dolor, pese a la ausencia del resto de su cuerpo.

La cirugía buscaba investigar varios detalles relacionados con el flujo sanguíneo al cerebro y las posibilidades de que un sistema inmune rechace la nueva cabeza. Esos problemas podrían presentarse en caso de practicar la misma operación en humanos.

El líder del procedimiento fue el polémico neurocirujano italiano Sergio Canavero, que dijo que lograría el trasplante de una cabeza humana para finales de 2017. En un primer momento, el médico había dicho que su paciente sería la rusa Valery Spridonov, que padece una enfermedad degenerativa. Sin embargo, luego dijo que podría ser una persona china sin especificar.

Pero una operación de ese tipo no solo tendría complicaciones a nivel médico, sino también a nivel legal, ya que en varios países (Estados Unidos entre ellos), se considera que implican mucha crueldad y no son permitidos, informa Business Insider. Pese a eso, Cavavero y su equipo podrían trasladarse a un país que sí lo permita. Veremos sin logra semejante hazaña científica.