El sismo se sintió sobre las 5:54 de la mañana del martes (hora local) y el epicentro se ubicó en el mar de Java, 93 kilómetros al norte de la localidad costera de Batang, habitada por unas 700.000 personas en la provincia de Java Central.

El Servicio Geológico de Estados Unidos señaló que hay poca probabilidad de “víctimas y daños” materiales provocados por el poderoso sismo debido a la profundidad del fenómeno.

Más cerca del epicentro está ubicado el archipiélago Karimunjava, de 27 pequeñas islas, también perteneciente a Java Central y en el que viven unas 9.000 personas.

El temblor de 6,6 en la escala de Richter no ha tenido, por el momento, replicas ni se han activado alertas de tsunami, según el USGS.

El archipiélago indonesio se encuentra en el llamado “Anillo de Fuego” del Pacífico, un área de alta actividad sísmica por el choque de dos placas tectónicas.

En 2018, un terremoto de magnitud 7,5 seguido de un tsunami en la isla de Celebes devastó la región de Palu y dejó más de 4.300 muertos y desaparecidos.

Otro devastador terremoto de magnitud 9,1 sacudió la costa de Sumatra en 2004, causando un tsunami que mató a 220.000 personas en la región, incluidas unas 170.000 en Indonesia.