El informe, publicado por la revista Science, reveló resultados que eran esperados y otros que todavía no han logrado explicar y que determinan que el cuerpo humano “rejuvenece” en el espacio, publica BBC Mundo.

Scott Kelly estuvo en una estación espacial entre 2015 y 2016 y hasta el día de hoy es objeto de estudio por más de 80 expertos de 12 diferentes universidades, explica el medio inglés.

Entre los resultados esperados están la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota, aumento en marcadores de inflamación y cambios en la estructura del globo ocular. Sin embargo, hubo un cambio que llamó la atención de los expertos, alteraciones en los telómeros.

De acuerdo con el rotativo británico, los telómeros son los extremos de los cromosomas que aseguran su replicación correcta durante la división celular y se sabe que estos se acortan por el estrés y están relacionados con el envejecimiento.

Los telómeros se acortan a medida que pasan los años y esto aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Los de Scott se alargaron durante su estadía en el espacio.

Susan M. Bailey, de la Universidad estatal de Colorado y encargada del equipo que analizó este tema, dijo que “fue realmente sorprendente” constatar que se produjo ese alargamiento. Sin embargo, bromeó y explicó: “No puede ser visto como una fuente de juventud, que haga que la gente espere vivir más cuando está en el espacio“, indica BBC.

Pero luego del regreso del astronauta a la Tierra sus telómeros sufrieron un rápido acortamiento, incluso están más cortos antes de que partiera al espacio, indica ese medio.

Otros cambios significativos se encontraron en la expresión de genes o epigenética, que refleja cómo el cuerpo reacciona a las presiones de su ambiente, ayudando al cuerpo a producir energía y de genes relacionados con el sistema inmunológico.

Aunque más del 90% de esos genes volvieron a la normalidad 6 meses después de que Scott Kelly regresó a la Tierra, el porcentaje restante no regresó a sus niveles base.

Los investigadores de la NASA aún no están seguros del porqué sobre los cambios en la epigenética, debido a que puede estar relacionado a muchos factores, como microgravedad, cambios en la dieta, mayor estrés por vivir en un espacio cerrado y mayor exposición a la radiación, entre otros, pero aseguraron seguir haciéndole estudios a los gemelos para encontrar una única respuesta, finaliza BBC.