El indio Jitendra Singh se percató, gracias a las cámaras de seguridad, de que un joven se estaba metiendo al bolsillo varios dulces. Sin dudarlo, lo enfrentó, le preguntó por qué lo hacía y le pidió a un empleado que llamara al 911, de acuerdo con el relato de CBS News.

Sin embargo, cuando el adolescente le contestó que tenía hambre y que lo que se estaba llevando era para él y su hermano menor, Singh se compadeció, le dijo al trabajador que cancelara la llamada y dijo:

“¿Necesitas comida? Yo te la daré, eso no es un problema”, publica la cadena estadounidense.

Luego, cogió una bolsa y la llenó de comida. “Es un niño pequeño. Quedaría en su registro de que fue un ladrón y no podría hacer nada en su vida, no obtendría un buen trabajo. Esto (llamar a la policía) no resolverá su problema de hambre”, explicó el dueño de la tienda a CBS.

Cedric Bishop fue testigo de esta situación y señaló que lo que vio fue asombroso: “Se me salieron las lágrimas, honestamente” y luego explicó que, seguramente, Singh acudió a su cultura, donde Dios bendice a quienes les dan comida a personas hambrientas, finaliza el mismo medio.