El caso ocurrió en 1988. Se supo porque una mujer le envió una carta a la diócesis de Galveston, conocida por El Tiempo, luego de enterarse en medios de comunicación de las acusaciones contra Suárez y por lo cual decidió hacer pública su denuncia.

Dice la presunta víctima de abuso (el caso está siendo investigado en EE. UU.) que el agresor aprovechó su posición de sacerdote para ofrecerle trabajo para luego abusar de ella por las noches. La mujer asegura que ella era una campesina pobre, con un padre enfermo, y que se encontraba en estado de vulnerabilidad.

Hay que recordar, como lo informa RCN, que el sacerdote colombiano pertenece a la diócesis de Galveston, Texas, EE. UU., y que el primer caso de abuso, por el cual se le apartó de la Iglesia mientras avanza la investigación, ocurrió en 1994 contra una menor de edad y a quien embarazó.

La mujer que hace la nueva acusación (y mantiene su nombre en reserva) dice que se negó a abortar y tuvo al hijo de Suárez en 1988. El aborto es condenado por la Iglesia católica. Hasta el momento, los representantes de dicha institución religiosa en Colombia no se han pronunciado sobre este nuevo caso de abuso sexual.