De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, al menos diez personas murieron quemadas este sábado en el centro médico después de que la unidad de cuidados intensivos se incendiara, informó Reuters.

“Se ha confirmado la muerte de diez pacientes y otros siete están en estado grave, entre ellas el doctor que estaba de turno”, manifestó Irina Popa, portavoz de la IGSU, en declaraciones recogidas por este mismo medio.

La funcionaria, citada por la agencia de noticias, también aseguró que el médico que estaba de guardia se debate actualmente entre la vida y la muerte, ya que sufrió graves quemaduras en el 80 % del cuerpo.

Aunque no entregó mayores detalles, Nelu Tătaru (ministro de Salud de Rumania) señaló en rueda de prensa que los fallecidos eran pacientes diagnosticados con coronavirus y que los sobrevivientes serán trasladados a un hospital de Iasi, agregó Reuters.

“En el centro médico de Piatra Neamt continuaría operando una unidad de cuidados intensivos en un piso separado [donde serían atendidos los pacientes en condiciones críticas]”, concluyó el jefe de la cartera.

La agencia de noticias, por último, indicó que todavía se desconocen las causas del incendio. Asimismo, afirmó que el país balcánico tiene una de las infraestructuras sanitarias más precarias de la Unión Europea.