Putin destacó en una entrevista con el canal de televisión Mir que “en los últimos años la actual Administración (estadounidense) ha tomado respecto a Rusia varias docenas de decisiones sobre sanciones“.

También lamentó la guerra comercial entre EE. UU. y China, y advirtió de que cualquier paso que destruya la arquitectura internacional de relaciones económicas perjudicará a “todos” sus participantes.

“Por eso, esperamos que, al fin y al cabo, impere el sentido común. Espero que nosotros y todos nuestros socios, incluidos los estadounidenses, podamos lograr alguna decisión constructiva en el marco de la próxima cumbre del G20”, aseguró.

Al recibir en mayo al secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, Putin aseguró creer que “Trump pretende reconstruir las relaciones con Rusia” y reanudar “los contactos para resolver los temas de interés mutuo”.

Ambos países discrepan, entre otras cosas, en su actitud hacia la solución a la crisis en Venezuela, el problema nuclear iraní y los tratados de desarme nuclear.

Trump aseguró el miércoles que tiene previsto reunirse con Putin en Osaka, donde también espera entrevistarse con el líder chino, Xi Jinping.

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que Washington aún no ha confirmado oficialmente los planes de la Casa Blanca de celebrar dicho encuentro.