De acuerdo con la cadena CNN, Clark le envió varios mensajes a Donald Trump el pasado 17 de mayo, pensado que eran privados, entre los cuales destacan:

“El Distrito Escolar Independiente (de Fort Worth) está lleno de estudiantes ilegales de México”, o “Necesito un contacto aquí en FW que debería estar investigando y retirando de forma activa a los ilegales que están en el sistema escolar público”, cita ese medio.

Luego de que sus opiniones se viralizaran en esa misma red social, el pasado martes la junta escolar hizo una reunión especial para determinar qué decisiones tomar y por decisión unánime acordaron rescindir el contrato con causa justificada, detalla la cadena estadounidense.

Georgia Clark, que fue profesora de inglés de esa institución desde 1998, llevará el caso a la justicia porque quiere ser reintegrada al Distrito Escolar Independiente de Fort Worth.

Según la ley estatal de Texas, la docente  tiene 15 días para apelar la decisión ante la Agencia de Educación del estado y a medida que se desarrolla ese proceso, técnicamente seguirá siendo empleada y cobrará un sueldo, explica CNN.

Sin embargo, a raíz de sus tuis, salieron a la luz varias denuncias de estudiantes mexicanos quienes relataron que la maestra hizo declaraciones racistas en clase el mismo día que envió los mensajes a Trump, por lo que su proceso de reintegración se complicó aún más, indica la misma cadena.

Por útlimo, CCN señala que Georgia Clark ya fue castigada por la escuela en 2013 porque llamó a un grupo de estudiantes que trabajaban juntos y hablaban en español, “Little Mexico” (pequeño México), y se refirió a otro estudiante como “pan blanco”. Además, separó a sus estudiantes por raza y dijo a los mexicanos que “cruzaran la frontera” al otro lado del salón.

La docente de inglés cerró su Twitter una vez supo que había quedado al descubierto.