De acuerdo con el diario local La Nueva Mañana, el hecho ocurrió, exactamente, al frente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de ese claustro académico y fue la propia víctima del abuso la que denunció al uniformado y contó lo que sucedió.

Tanto la joven, de 24 años, como su novio, de 20, aseguraron que el policía, de 23, los amenazó con “pintarle los dedos”, es decir arrestarlos porque estaban teniendo relaciones sexuales en una vía pública, y que a cambio de no hacerlo pidió tener sexo con la chica, detalla ese medio.

El decano de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Marcelo Conrero, dijo al mismo rotativo que entregaron a las autoridades las grabaciones de las cámaras de seguridad y que una dependencia de la facultad se contactó con la agredida para asesorarla psicológicamente.

“La UNC tiene un plan donde los policías son capacitados para articular en la universidad. El problema es que quien tenía que brindar seguridad es justamente el denunciado por abuso“, agregó Conrero a La Nueva Mañana.

La denuncia realizada por la joven pareja coincide con el video, de casi 3 horas, que grabaron las cámaras de seguridad, excepto por el hecho de violación en sí, cuya existencia deberá ser determinada por la justicia.

En la secuencia, se ve cómo a las 3 de la mañana los novios se parquean con las luces apagadas al frente de la facultad, donde pasan cerca de una hora. Luego, llega el novato policía y en vez de llamarles la atención y pedirles que se retiraran, los espió durante 60 minutos, hasta que golpeó una de las ventanas para que salieran, relata el rotativo argentino.

Les pidió documentos de identificación a los dos y después habló por un buen rato con el novio de la abusada. El joven volvió al auto, habló con su novia y se bajó nuevamente. Por último, el policía subió al carro y luego de 10 minutos, se bajó y abandonó el lugar, indica ese diario.

Ana Becerra, jefe del Tribunal de Conducta Policial (TCP) en Córdoba, pidió que el uniformado fuera capturado este jueves para hacer las respectivas pesquisas y dilucidar por completo el caso, finaliza La Nueva Mañana.