Según el diario LM Neuquén, una mujer de El Cóndor, en Neuquén (Argentina), llamó al 911 y exigió la presencia de la policía porque había una fiesta ilegal cerca de su casa.

Sin embargo, Verónica, como fue identificada la protagonista de esta historia, quedó congelada con la respuesta que le dieron desde la comisaría.

La mujer primero llamó sobre las 3 de la mañana del pasado sábado y la policía le respondió que ya iban a enviar a una patrulla. Al ver que la fiesta continuaba unos minutos más tarde, decidió volver a llamar para ver qué había pasado, relata el mismo medio.

“Ya mandamos el móvil, son todos menores de edad y les hicieron bajar la música. Señora, por qué no se va a dormir si ya bajaron la música”, le respondieron.

Sorprendida por la grosera respuesta, en medio de un toque de queda en Neuquén entre la una y las 6 de la mañana para frenar los contagios de coronavirus, Verónica pidió al policía que le hablaba que le dijera su nombre y que rango tenía, pero, denuncia a LM Neuquén, le colgaron el teléfono y no volvieron a contestarle.

La argentina, primero, contó el caso en sus redes sociales y, luego, en la tarde de ese mismo sábado fue hasta la estación de policía para dejar una queja formal.

Además, dice, quiere presentar una denuncia en el Ministerio Público Fiscal para que haya castigos contra los jóvenes que hicieron la fiesta, tipo de evento que está prohibido por decreto presidencial, finaliza el rotativo argentino.