Polaris, nacido en Swansea (Gales) y cantante de jazz, ha sufrido los últimos días por la “dolorosa y potencialmente mortal” erección, a causa de esta locura que realizó cuando tenía relaciones sexuales con un enfermero, publica el diario Daily Mail.

Al día siguiente, todavía con la erección y mucho dolor, fue al Día del Orgullo Gay en Berlín. Sin embargo, nada de esto paró y tuvo que internarse de urgencias en un hospital de la capital alemana. Desde entonces, los médicos han tratado de sacarle sangre a Polaris desde la uretra, entre otros tratamientos, pero nada ha funcionado, publica el mismo medio.

Fue una de las peores decisiones de mi vida. Algunos días me despierto y lloro por lo estúpido que fui, por lo que he perdido, por lo que me puede pasar”, le dijo el también escritor al portal PinkNews, citado por el rotativo inglés.

Polaris, además, explicó que el sexo es muy importante para él, porque escribe sobre ello, sobre erotismo y tiene miedo de que le amputen el pene y nunca más pueda tener relaciones sexuales.

Los médicos que lo atienden le diagnosticaron un priapismo, una erección duradera y no deseada. Esta enfermedad puede provocar coágulos sanguíneos que amenazan con la vida del cantante y el dolor ha sido tan intenso que se ha desmayado, detalla Daily Mail.

Al parecer, la droga que se inyectó directamente al pene tuvo una mala reacción al viagra y al medicamente que toma, desde hace años, para evitar contagiarse de VIH.

Los amigos de Polaris han creado una página de GoFundMe para ayudar a cubrir sus costos durante y después de la cirugía, a pesar de que él mismo dijo en su cuenta de Instagram que los tratamientos que ha recibido los cubre su seguro médico, finaliza el mismo medio.