Los turistas que todos los fines de semana visitan el municipio de Tamandaré, donde está ubicada la visitada playa, se sorprendieron este viernes con las manchas de crudo que alcanzaron la arena y los manglares que bordean los casi tres kilómetros de la salvaje costa.

Es un desastre ecológico que nunca habíamos visto en todo el noreste y más allá del perjuicio que tenemos como comerciantes que vivimos del turismo, que ya comenzó a caer por esto, lo que más nos preocupa es el daño a la fauna y flora“, comentó Elisea da Silva, dueña de un quiosco de bebidas próximo a la playa.

Casi una treintena de animales, principalmente tortugas y aves, han sido afectados directamente por el derrame de crudo, algunos rescatados con vida y cerca de la mitad encontrados muertos. El manatí marino, el mamífero más amenazado de extinción en el país suramericano, tiene su hábitat en la región salpicada del petróleo.

El petróleo ha alcanzado 187 playas de casi setenta municipios de los nueve estados del noreste del país, una región donde el turismo es una de las principales fuentes de ingresos.

Este viernes muchos de los turistas que estaban en los hostales de la región se “armaron” con guantes y tapabocas y se sumaron a las labores de limpieza de esta playa rodeada de palmerales para recoger esta substancia oscura y viscosa, que en su contacto con la arena se torna más densa.

La turista Joana Simon, que estudia biología en el sur del país, y su familia decidieron unirse a la brigada de limpieza.

“Es lo mínimo que uno puede hacer, duele mucho ver lo que pasa con un paisaje tan bonito como este de Pernambuco”, afirmó.

Durante todo el día miembros de la Marina de Brasil, fiscales del estatal Instituto Brasileño del Medio Ambiente y los Recursos Naturales Renovables (Ibama, regulador), la Policía Federal, Bomberos de Pernambuco y de la petrolera estatal Petrobras acompañaron las labores de remoción de petróleo en la Praia dos Carneiros.

El secretario del Medio Ambiente de este estado del noreste de Brasil, José Antonio Bertotti, realiza desde el jueves sobrevuelos en helicóptero por la costa y ha sido testigo del avance de las manchas.

Los oceanógrafos de la Universidad Federal de Pernambuco (Ufpe) explicaron que una corriente marítima empuja el agua que viene del sur de África y tiene una bifurcación en Pernambuco“, apuntó el secretario en referencia al por qué solo ahora el crudo llegaba con más intensidad a su estado.

De acuerdo con Bertotti, una “parte fue hacia el norte y otra hacia el sur” y por eso, en un primer momento, el crudo que llegó a Pernambuco era menor que el que alcanzó las costas de Río Grande do Norte o Sergipe, que junto a Alagoas y Bahía son ahora los estados más afectados.

No obstante, el secretario reclamó de acciones más “eficaces y eficientes” por parte del gobierno de Bolsonaro, que es el “responsable” de frenar que el crudo derramado en altamar llegue a las playas y contamine el agua de los ríos que desembocan en el nordeste, como el Sao Francisco, el tercero más importante del país.

Para Bertotti, el origen del vaciamiento de crudo debe ser identificado para tener exactamente un punto de referencia del lugar del derrame.

Eso es lo mínimo que necesitamos para tener una estrategia efectiva y llegar así al responsable directo” del daño ambiental, apuntó el secretario, quien advirtió que Pernambuco creó un comité de emergencias para evaluar la posibilidad del estado declararse en “emergencia” como lo hicieron Sergipe y Bahía.