Los sujetos fueron identificados como Ferdinando Orlando, estudiante de derecho internacional y de 25 años, y Lorenzo Costanzo, alumno de maestría en administración y de 26 años, luego de que la policía de Inglaterra conociera los videos de las cámaras de seguridad del club nocturno, ubicado en West End, publica Daily Mail.

Aunque la agresiva violación se remonta a febrero de 2017, hasta esta semana se llevó el juicio en contra de los 2 estudiantes italianos, donde fueron declarados culpables, añade el mismo diario.

Según el fiscal a cargo del caso Alison Hunter, los jóvenes se acercaron a su víctima, a la cual no identificaron con su nombre, que estaba visiblemente borracha en la pista de baile, segundos después empezaron a besarla entre los 2 y un par de minutos después la llevaron a una sala de mantenimiento, donde la violaron, detalla el rotativo inglés.

16 minutos después, otra cámara de seguridad registró el momento exacto en que Orlando y Costanzo salieron de esa sala alzando a la joven, de 23 años en ese momento, y terminando de acomodarle su vestido, para luego meterla al baño de mujeres, dice el Daily Mail.

Orgullosos de su cobarde actuar, salieron de la discoteca y se pusieron a ver algo en sus celulares, se chocaron las manos, se abrazaron y luego abandonaron el lugar, relató Hunter durante el juicio, citado por ese medio.

La joven violada tuvo que ser trasladada de urgencia al hospital más cercano debido al fuerte dolor y a las graves lesiones internas que causaron los italianos, pues a raíz del violento abuso, perdió 230 mililitros de sangre y tuvo que ser sometida a una cirugía. El médico que la atendió dijo que nunca antes había visto una “lesión tan inusualmente grave” como en este caso, indica el mismo diario.

Después de la agresión, Costanzo y Orlando dejaron Inglaterra y volvieron a su natal Italia, pero el primero regresó a Londres en marzo del año pasado para ver un partido y fue arrestado en el aeropuerto; el segundo, por su parte, fue contactado por la policía y viajó para enfrentar el proceso, señala Daily Mail.

Durante el juicio, ambos se defendieron diciendo que el sexo fue consentido, pero la fiscalía rechazó el argumento porque la víctima estaba en alto grado de alicoramiento y no pudo haber accedido voluntariamente a mantener relaciones sexuales, finaliza el medio.