Hutchinson estaba casado con una mujer de 22 años, y en vez de hijos la pareja tenía tres perros, señala el portal británico LadBible.

No obstante el amor que el joven con cáncer les tenía a los tres animales, había uno que se destacaba porque siempre estaba al lado de él, un bulldog francés llamado Nerón.

Stuart murió el pasado 11 de agosto, y su madre relata que minutos después el suegro de Stuart vio que a Nerón le sucedía algo. Lo llevó a urgencias veterinarias y el perro murió por un problema provocado en su columna vertebral (algo se rompió, dice el medio), un problema médico que hasta ese momento se hizo evidente.

Aunque la familia de Stuart sabía que en cualquier momento él moriría, el dolor de perderlo fue muy profundo, y se ahondó aún más por la muerte de Nerón.