“No habría una elección realmente libre y tenemos que aproximar, nosotros, hacia una elección competitiva”, dijo en una entrevista al canal CNN en Español, emitida este domingo, al ser consultado sobre si aceptaría una elección con Maduro en el poder pero con supervisión internacional.

“Nosotros tendríamos que empujar y hacer todo lo posible para tener una elección realmente libre, una transición que vaya a la reinstitucionalización, un nuevo CNE (Consejo Electoral), la supervisión internacional”, agregó.

En su opinión, no puede haber una nueva elección presidencial con inhabilitaciones o partidos clausurados.

“Ejerciendo desde ese espacio haría muy difícil una elección competitiva en Venezuela”, apuntó.

El líder opositor reiteró que cualquier mecanismo que ayude a encontrar una solución a la crisis política en Venezuela pasa por la “presión” y que debe evaluar responsablemente todas las opciones para aproximar una solución.

También indicó que de “prolongarse mucho la estadía de Maduro usurpando funciones” en la presidencia la región latinoamericana corre riesgo de tener “un enclave de soporte al terrorismo en Venezuela”.

“Ya en este momento hay asentamientos de grupos irregulares que están extrayendo oro de Venezuela para financiar sus actividades irregulares (…) aquí sí es muy grave ese elemento y sí corre riesgo la región de tener un enclave de soporte al terrorismo en Venezuela, de prolongarse mucho la estadía de Maduro usurpando funciones en Miraflores”, dijo.

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde el pasado enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años que no reconoce la oposición ni parte de la comunidad internacional, debido a que el gobernante resultó reelegido en unos comicios en los que se prohibió participar a los principales líderes opositores.

En respuesta, Guaidó se autoproclamó como presidente interino de Venezuela y consiguió el apoyo de más de 50 naciones, con Estados Unidos a la cabeza.