Howard-Browne, de 58 años, fue arrestado por el delito de “reunión ilegal” y por “violar las órdenes de aislamiento” para frenar el avance de la pandemia al celebrar 2 servicios el domingo en la ciudad de Tampa, en la costa este de Florida, según muestran registros de la prisión.

El pastor evangélico “ignoró intencionada y repetidamente las órdenes de autoridades de salud locales y estatales, poniendo a su congregación y a nuestra comunidad en peligro”, escribió en Twitter el alguacil del condado de Hillsborough, Chad Chronister.

Howard-Browne, un ferviente seguidor del presidente Donald Trump, no cree en la gravedad de la enfermedad, acusó a la prensa de instigar “odio y fanatismo” y considera que su iglesia, The River at Tampa Bay Church, es un servicio “esencial” que debe permanecer abierto durante la crisis.

Tras la orden de arresto, el pastor se entregó y fue liberado menos de una hora después con una fianza de 500 dólares.

Hasta este lunes, Florida tenía 5.400 afectados y 63 fallecidos por coronavirus.