Adams despertó sola en el avión detenido y a oscuras, aparentemente olvidada por los empleados de la aerolínea, contó en un mensaje publicado por una amiga en Facebook.

Se despertó, luego de dormir de manera placentera en una fila donde no había nadie, en “total oscuridad” tras el aterrizaje. El avión estaba estacionado y aparentemente había sido remolcado fuera del aeropuerto internacional Pearson de Toronto después de que los pasajeros y la tripulación desembarcaron.

“Pienso que estoy teniendo un mal sueño (porque) seriamente, ¿cómo esto está pasando?”, escribió.

La mujer logró llamar a un amigo pero la comunicación se interrumpió cuando su teléfono se quedó sin batería.

“Intento enfocarme en mi respiración y controlar mi ataque de pánico mientras intento cargar mi teléfono conectándolo a todos los puertos USB que encontré”, escribió. Pero fue inútil porque la electricidad de la aeronave había sido deshabilitada.

Luego de conseguir finalmente una antorcha en la cabina, pudo abrir una de las puertas. Pero 15 metros la separaban del suelo.

Logró llamar la atención del conductor de un carro de equipaje, haciendo señales luminosas con la antorcha. El hombre encontró a Adams sentada al nivel de la entrada del avión, con sus piernas colgando.

“Él estaba en shock, preguntando cómo diablos me dejaron en el avión”, dijo Adams. “Yo me pregunté lo mismo”.

Air Canada se disculpó por el incidente, según Tiffani Adams, quien no ha podido dormir bien desde entonces, víctima de pesadillas.

La aerolínea dijo al canal CTV que estaba investigando lo sucedido pero no dio más detalles.