Las patinetas “deberán aparcar en las plazas de parking situadas en la calzada y destinadas a los autos y a los vehículos de dos ruedas“, anunció en una rueda de prensa Hidalgo.

La alcaldesa socialista también recomendó a los operadores privados que reduzcan su velocidad máxima a 20 km/h en toda la capital e incluso a 8 km/h en las zonas peatonales.

Los patinetes también serán prohibidos en los parques y jardines. Se recomienda además el uso del casco, dijo Hidalgo.

Las medidas entrarán en vigor a partir del primero julio.

Desde hace un par de años, las patinetas de libre servicio proliferan en las grandes ciudades del mundo, incluida en París. Se calcula, que actualmente circulan unos 15.000 en la capital francesa.

A la espera de que se adopte un proyecto de ley a nivel nacional para reglamentar este nuevo tipo de movilidad, París se adelantó con estas medidas, a la vez que se pidió a los operadores que “no aumenten su flota”.

Aunque no existen cifras oficiales, los medios y las redes sociales se han hecho eco de numerosos accidentes con patinetes y de las protestas de los peatones que se sienten invadidos en las aceras.