Las autoridades también encontraron el cuerpo con un pañal empapado de orina; además, el pequeño —que fue obligado a tomar 2,8 litros de agua en 4 horas— tenía moretones en varias partes de su cuerpo: cabeza, brazos, espinilla y cola, informó The Gazette.

Ryan y Tara Sabin, padre y madrastra del menor, respectivamente, se entregaron a la policía en la tarde del pasado 16 de junio, pocas horas después de que se emitieran órdenes de captura en su contra, indicó el periódico.

El medio agregó que los Sabin fueron acusados de asesinato en primer grado y de maltrato infantil que resulta en la muerte; asimismo, a la pareja le imputaron 6 cargos de abuso infantil menor.

Durante el interrogatorio a Tara, la mujer aseguró que ella y su esposo le hacían tomar bastante agua a Zachary porque su orina era “realmente oscura y maloliente”; asimismo, manifestó que el niño usaba pañal en la noche “debido a problemas médicos hereditarios”, recogió KKTV.

Ese mismo medio añadió que, en cierto momento, Zachary se vomitó debido al exceso de agua y, al parecer, Ryan lo pateó 2 veces al verlo haciendo esto.

Aunque el caso se remonta a marzo pasado, Jacqueline Kirby, vocera de la policía de El Paso, explicó a KKTV que toda esta información no se divulgó antes porque primero querían investigar para determinar si era necesario presentar cargos penales.